El equinoccio tiene lugar dos veces al año, entre el 20 y 21 de marzo y el 22 y 23 de septiembre. este es el evento astronómico que marca el inicio de la primavera y del otoño, dependiendo del hemisferio en que nos encontremos. Durante el equinoccio, el Sol alcanza su cenit, es decir, el punto más alto en el cielo, a 90° en relación con una persona en la Tierra. Esto significa que el paralelo de declinación del Sol y el Ecuador celeste coinciden ese día.

En los días del equinoccio, por otro lado, los dos polos terrestres se encuentran a una misma distancia del Sol, de lo que resulta que la luz proyectada sobre la Tierra es igual para ambos hemisferios.

El equinoccio de la primavera es relacionado con el renacimiento. Marca el inicio de la temporada de crecimiento y reverdecer de la naturaleza. De allí la fiesta de la Pascua, los huevos y los conejos, símbolos de fertilidad por excelencia.

El equinoccio de otoño, por su parte, marca el retiro del Sol, la caída de las hojas, el inicio de la temporada más fría del año, el fin de las cosechas, y la migración de las aves.

Comentarios (0)

Productos añadidos a tu lista de deseos
Producto añadido para comparar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.