Se trata de una estrella moribunda muy similar a nuestro Sol (de masa media) que al expulsar sus capas superficiales formó la Nebulosa Ojo de Gato. Es típico que una estrella de ese tamaño y masa al agonizar cree una nebulosa planetaria. En su centro aún permanece el núcleo caliente que principalmente emite en luz ultravioleta.

Se considera nebulosa planetaria ya que al ser observada con telescopios básicos parecen tener forma de planeta, Ojo de Gato nos da un asombroso espectáculo con formas esféricas, de nudos, chorros, que fueron tomadas en consecuencia del viento estelar y la rápida expansión de los gases expulsados por la estrella.

 

Esta asombrosa nebulosa fue descubierta en el año de 1786 por William Herschel, un astrónomo germano-británico conocido por ser el padre de Urano y otros objetos celestes. Herschel no sólo observó sino que también se dedicó a la construcción de telescopios pero de él hablaremos en otro #astrodatos.

Años después, en 1929 otro gran astrónomo británico, William Huggins, estudió y examinó a Ojo de Gato y mediante el uso de un prisma tomó el primer espectro de esta nebulosa, a lo que dijo:

"¡El espectro no era como esperaba! ¡Solo una única línea brillante! Al principio sospeché que se trataba de un desplazamiento del prisma... entonces se me ocurrió la verdadera interpretación. La luz de la nebulosa era monocromática... el enigma de las nebulosas estaba resuelto. La respuesta, que nos había llegado en la luz misma, decía: no hay una agrupación de estrellas, sino gas luminoso”

 

Ojo de Gato o también conocida como NGC 6543 (Nuevo Catálogo General por sus siglas en inglés) se encuentra ubicada en la constelación del Dragón a aproximadamente 3000 años luz de nuestra amada Tierra. Al ser tan llamativa e interesante tanto para las personas aficionadas como para los astrónomos, esta ha sido gran objeto de estudio y se ha registrado mediante luz infrarroja, ultravioleta y rayos X, principalmente por el Telescopio Espacial Hubble y el Telescopio Espacial Chandra.

Su estrella central aún tiene la masa similar de nuestro Sol con un radio de 0,65 veces el radio Solar, pero estudios han mostrado que pierde masa rápidamente debido a fuertes vientos estelares que salen de ella. Aún así en este momento tiene un brillo 10.000 veces más que nuestro Sol.

La magnitud aparente de toda la nebulosa es de 8.1. Esto significa que con una binoculares 10x50 en una noche de Luna Nueva y buenas condiciones climáticas, podrás observarla con la apariencia de una estrella desenfocada. Necesitarás de un telescopio medio a grande para poder observar más detalles.